Posted by

Un lecho de flores

Las pezuñas son movidas por el espíritu, que es mil veces más grande que el hombre. El hombre es apenas un vehículo que se abisma detrás de otros, siguiendo un patrón establecido por unos ideales superiores. Y ese abismo que les aguarda a los hombres que hacen la historia con sus luchas y sus proezas materiales, será el porvenir del que tanto se habla pero al que no se quiere llegar, a no ser de que en el fondo del abismo haya un lecho de flores que amortigüe la caída. Las flores son para los muertos y para los arrepentidos, para los enamorados.

Pigs-In-A-Wood-Cornwall

Alfred Munnings

0 0 3257 21 Septiembre, 2015 En Portada, Textos Septiembre 21, 2015

About the author

(Cali, 1982). Comunicador social de la Universidad del Valle, especializado en Creación Multimedia en la Universidad de los Andes. Maestría en Escrituras Creativas en la Universidad Nacional de Colombia.

View all articles by Miguel Tejada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *